23.1.10

MITAD

Siempre se deja los libros a medias. En la mesita de noche se le apilan durante mucho tiempo. Uno de intriga, alguno de poesía, un par de clásicos, una novela ligera, incluso cómics. Todos a medias.

Siempre escribe a medias. En la cabeza se le agolpan las ideas durante algunos segundos. Cuando las quiere cazar es demasiado tarde, se han disipado, se han disuelto entre brumas cada vez más conocidas. Amor, soledad, ilusión, miedo, tristeza, confianza, incluso alegría. Sentimientos a medias que se le escapan entre los dedos. Nada es suficiente.

A medias cuerdo, a medias loco. Siempre a medias. Media vida esperando, media vida huyendo, media sonrisa, media mueca de dolor metálico. Medio valiente, medio cobarde. Conversaciones a medias, medias verdades.

Media noche, hora de los fantasmas.

6 comentarios:

Mul dijo...

Que ser compre un ventilador, que le disipe las brumas..

You kmow, a grandes males, grandes remedios...

*

Hipérica dijo...

Hay cosas que es mejor hacer a medias, entre dos.
muaaaa

òscar dijo...

No acabar tampoco es tan malo: siempre deja la puerta abierta a acabar en un futuro.

- carla - dijo...

lo único que no se debe dejar a medias es una buena conversación o un beso.

Todo lo demás puede esperar su momento!

Me enamoré de su blog!

Besos

Saltinbanqui dijo...

Ciertamente estamos rodeados de cosas a medias.
Yo medio duermo solo.
:)

Laura dijo...

Pues a mi eso de estar a medias como que me gusta...asi tengo la sensacion de que siempre tengo cosas por hacer...