18.9.06

DONDE DIJE DIGO, DIGO DIEGO

Dije que jamás la olvidaría, que para mí sólo existiría ella. Que los días sin su compañía no eran más que horas sin sentido. Dije que su presencia siempre acompañaría mis noches, que las lágrimas que por ella brotaban eran las más amargas de mi vida. Dije que la amaba, aunque ella no lo creía, pero dicen que un corazón nunca miente.
Me dije que ya no podría ser feliz nunca más, me acusé por mis delitos y allí mismo me condené a días grises y a soledad no deseada. Dije tantas cosas...
Y los días pasaron, y los meses y tal vez algún año. Y ya no estaba triste, ni había lágrimas, ni rencores, ni la amaba.
Dije tantas cosas...y aun así la felicidad volvió a mi vida.


Las palabras se las lleva el tiempo.

2 comentarios:

alfis dijo...

Y lo que te queda por vivir !!!!! Aun lo mejor!! ;-)

niña de azucar dijo...

Pues claro!!!! Y que tu lo veas a mi lado eh :)