7.1.09

MI DESEO ESTÁ EN TU PIEL

Ya nadie sabía que hacer. Mi apetito era inhumano, comía y comía sin saciarme nunca. La nevera siempre repleta para acabar, horas más tarde, tan desolada como un campo yermo. El ansia me dominaba, no podía hacer nada más que buscar aquello que eliminara el vacío en mi interior. Nada me llenaba, nada me engordaba, sólo el vacío de una búsqueda inútil.
Y todo por no admitir esta vena antropófaga que se iba apoderando de mi.

6 comentarios:

Saltinbanqui dijo...

Hay vacios que no se llenan con nada.

:(

Mul dijo...

No te hacia yo canibal!!! Me dejas de piedra! ;)

Muaks!

niña de azucar dijo...

Saltim, que sí!!que se llenan, ya lo verás.
Jajaja sister...ya lo sabes..cuando tenga hambre no te fies eh!

Saltinbanqui dijo...

Ui ui ui, te noto mas positiva de lo normal. Sera el frio?

:)

albika dijo...

Hola!
Me encata tu blog, qué descubrimiento!
Esos vacíos sólo se llenan con tiempo, o con quien te los provoca...

Saltinbanqui dijo...

Que pasa, aun estas contando los caramelos de reyes o q? jeje

:)