1.5.08

BULLENDO

Como otro día cualquiera, me siento delante del monitor sin saber, sin tener, sin poder escribir más que unas frases sacadas a empujones. Y sé que tengo mucho dentro, en algún lugar, esperando su momento, esperando nuestro momento. Demasiado tiempo esperando, tal vez...
Esperándote a ti, esperando los años que han pasado sin hacer ruido, los años que se han escabullido sin dejar apenas rastro. Y tal vez tú también estés esperando, a mí o a cualquier otra, que el creer en príncipes azules pasó de moda hace tiempo. Y así es como todo pasa y se queda en el pasado.
Pero, por si una casualidad, me esperas a mí, dame una señal... hace tiempo que desaprendí a ver a mi alrededor.
Así espero,
esperando en ciego.

4 comentarios:

PetitaCriatura dijo...

Del mismo modo que una vez dijiste que "los recuerdos se esconden donde menos te lo esperas", creo con las señales pasa algo parecido. Las oportunidades surgen cuando menos te las esperas.

Tú, por si acaso, no dejes de intentar mirar, aunque sea a tientas. Yo últimamente tan solo me limito a ver las cosas que pasan a mi alrededor, pero con los ojos bien abiertos.

Y sí, los principes azules ya no se llevan, eh XD

Vaya comentario más largo he escrito, cómo me enrollo, perdona!

:-*

niña de azucar dijo...

Nada que perdonar, faltaría más!
Creo que soy miope de oportunidades, habrá k ponermelas delante de la cara XD pero sí, yo tb me mantengo con los ojos bien abiertos, quien sabe... :)

Topilla dijo...

Yo una vez susoendi por no ver una señal de STOP....desde entonces no he parado....

niña de azucar dijo...

¿no has parado de suspender?¿o no has parado en ningún STOP?