16.3.10

EL REFLEJO

No esperaba tener que enfrentarse a las preguntas tan pronto, no se había preparado, no tenía respuestas inventadas y convincentes. Estaba sentada frente a un espejo, un té con leche, un 'bretzel' y algo de compañía. Sentada frente al espejo, con su bebida y su pasta, ajena al momento que se acercaba; relajada, descansando mente, cuerpo y alma. Y en ese instante, mirándose fijamente a los ojos, asumió el gran esfuerzo de no dejar asomar ni una sola de las lágrimas que luchaban por salir. Sintió la inminente necesidad de bajar la mirada, dejar de acusarse en silencio, retomar el control, respirar lentamente, aflojar las mandíbulas...sin levantar la mirada del té con leche respondió con un más que dudoso 'no ha pasado nada'. De momento no insistirían, podía esconderse por algún tiempo más.

6 comentarios:

Laura dijo...

que paso? ganas de llorar...? yo quiero y no puedo. :(
nunca llueve a gusto de todos.
Te veo el jueves y reimos un poco.
besos

Mul dijo...

A mi me parece que el te con leche no pega con los bretzel, no se...

Por lo demas no he entendido demasiado, pero es q estoy un poco espesa

DANI dijo...

Sabes que no es sano aguantarse la lágrimas? Se te cruza el estómago y ya no hay quien lo arregle en dias.

La lágrimas deben salir.

Besos de un llorica ;)

Hipérica dijo...

Pues cuando salgan..prepárate. Vete comprando kleenex.
muaaaaaaaaaaa

Saltinbanqui dijo...

El jueves tb vas a L6D?
Nos vemos alli.
:)

El Diván dijo...

Conmovedor... I like... salu2.