16.9.08

HACER LENTEJAS A LAS ONCE DE LA NOCHE

Todo a destiempo.
¿Alguna vez habéis tenido la sensación de que no hacéis nada en el momento adecuado? Como si hubieras empezado a hablar a los seis meses ante la atónita mirada del pediatra. Como si siempre llegaras un minuto tarde a la estación, lo justo para ver marchar el tren. Como si al contar tu mejor chiste ya no queda nadie en la mesa. Como si antes de decir hola el resto ya ha dicho adiós. Como si te llegaran los subtítulos antes que el sonido. Como si tus besos no calaran en el pasado y cuando calan ya no puede llover.
Todo a destiempo.

8 comentarios:

mi corazón selenita dijo...

Llegamos en el momento exacto. Quizá ese no fuera el instante, ni el lugar, ni la persona, ni el beso. Siempre se llega a tiempo de calar, tú lo haces cada día y a su debido tiempo.
Una lunática perdida

Mul dijo...

Y si las lentejas que haces a las 11 d la noche al final te salen buenisimas???

Muaaaks

PetitaCriatura dijo...

Pues sí, y qué rabia da perder el tren por un minuto escaso. La suerte es que suelen haber trenes siguientes y horas para ir a tiempo.

De todas formas, para mí lo sorprendente no es hacer lentejas a las once de la noche, sino simplemente saber hacerlas.

:-*

Luz dijo...

Pues a mi me cunde mucho cuando hago las cosas a destiempo.. y a veces las lentejas salen buenas!!

Eyes dijo...

No sabes cuantisimas veces me ha pasado.
Un saludo

Vanidoso dijo...

Es estar a destiempo nos ubica en tiempo para hacer otras cosas, quizás postergadas por razones de algún otro tiempo...

¿Lentejas a las 11? Justo a la hora que regreso...

Saludos, y seguiré leyendo

Saltinbanqui dijo...

Lo importante es darse cuenta de que no era el momento y intentar apuntar mejor en otras ocasiones. De los errores se aprende.
:)

Jen dijo...

tiempo... ke es el tiempo?
Me encantan las lentejas...