25.8.07

VOLANDO

¿Alguna vez os ha invadido la pena más inmensa del mundo sin avisar? Una pena física, palpable, que lo ocupa todo, de arriba a abajo, de los pies a la cabeza. Tristeza que se te quiere salir por los ojos a empujones y que se resguarda en la garganta. Anoche se hizo conmigo viendo una película y me dolió tanto...de una forma tan desconocida. No era dolor por la soledad, ni por desamor, ni por el pasado ni el futuro, era algo mucho más grande, más profundo.
Menos mal que mientras dormía vino mi ángel a cuidarme. Me miró a los ojos, me acarició suavemente los brazos y tomó mis manos para rozar su cara. Se llevó la pena, o gran parte de ella. Qué suerte tengo de tenerte mi ángel, aunque sea en sueños.

4 comentarios:

Sinsentido dijo...

Si lo he sentido... y parece que alguien ha decidido aplicar la ley de la gravedad multiplicada por 4 solo a nosotros :-/

Niña de Azucar... he dejado en mi blog algo para ti :-)

Jei dijo...

he sentido esa pena y me dejó postrada en la cama todo un fin de semana.
suerte que tú tienes ese ángel, aunque sea en sueños :)

Yurian dijo...

Son dias de hundirse, pero los hombros se hacen fuertes con esto. Se hacen fuertes, eso quiero creer.

Mul dijo...

Seguro que tienes alguno mas fuera de tus sueños...