4.6.07

99%

Estaba RanitA sentada en un nenúfar, con los pies en remojo, pues hacía un calor inusual para esa época del año. Se había alejado de la orilla buscando un rinconcito más limpio y más tranquilo. A lo lejos escuchaba el rumor de los pequeños jugando, de los ciempiés chapoteando torpemente y de los ratoncillos asustando a las libélulas. En ese instante de soledad RanitA cerró los ojos y se tumbó lentamente.
-Daría lo que fuera por tener un helado ahora mismo- susurró con un hilito de voz.
De repente el nenúfar se balanceó y una repentina ola la empapó de arriba a abajo. RanitA maldició de mil formas diferentes mientras se secaba sus ojitos saltones.
-#@- escarabajos peloteros siempre saltando en bomba, como los pille los voy a mandar rodando hasta su casa!!
-Perdone pequeña batracia, no era mi intención enfadarla...debo mejorar mis apariciones...deje que la ayude a secarse por favor.
RanitA se quedó flipada cuando vio delante suyo a un pequeño basilisco entrajado y con corbata. El elegante animalillo se presentó; se llamaba Robrerto y tras haber llegado a su despacho la petición de RanitA se había personado para negociar con ella en nombre de su jefe. Todos a estas alturas ya sabréis que su jefe es el sr. Demonio, pero resulta que estaba en esos momentos en un viaje familiar en Tazmania.
RanitA no salía de su asombro, se había quedado tiesa, agarrada al borde del nenúfar...cuando por fin pudo reaccionar Robrerto ya había sacado una mesa portátil de su maletín y la miraba con atención.
-Perdone Robrerto...pero yo no he pedido nada...esto es una confusión.
-RanitA, pequeña...no existen las confusiones en mi trabajo. Hace unos minutos has pedido un helado. Yo, como representante de Sudeseo S.A. me persono para hacerlo realidad. Y aquí en este congelador portátil le traigo un fabuloso helado de fresas silvestres...¡¡sí!! no has escuchado mal...fresas silvestres, el que más te gusta.
RanitA estaba empezando a salivar...
-Oh Robrerto...pero...yo no me fío mucho de su empresa, no se lo tome a mal...pero tengo un conocido que no cumplió un pago y ahora en vez de ancas tiene pezuñas...no no déjelo, mejor me vuelvo a la orilla...
RanitA casi escapa de la tentación, pero nuestro amigo le dejó probar gratuitamente una cucharada de su manjar preferido...y bueno...no hace falta decir más.
Robrerto había realizado un curso en negociación empresarial en la prestigiosa C.U.C. y mareó a la pequeña con mil datos, cotizaciones, precios de mercado, análisis económicos...y RanitA sólo podía pensar en ese cremoso helado...
Tras una charla interminable el ayudante del sr.Demonio le ofreció tres cómodas formas de pago. La primera opción de pago constaba en renunciar a su alma por completo, tal vez algo arriesgada, pero todo un clásico para los nostálgicos. La segunda opción era ceder el 50% de su razón a la empresa, una nueva forma de pago que se estaba imponiendo en los últimos tiempos. Y por último, y como favor personal por el incidente de su torpe presentación, el 1% de su corazón.
RanitA no se lo pensó ni dos segundos...
-!!!La tres, la tres!!!- vaya chollo pensó, tonto basilisco...seguro que la corbata le corta el riego, juaajajaja.
Y así firmaron su contrato, RanitA renunciaba al 1% de su corazón por un cremoso helado de un litro.

Robrerto recibió al instante un mosquito mensajero. "Urgentemente preséntese en las oficinas centrales". Salió corriendo por encima de la charca con su maletín bien agarrado. El sr.Demonio le esperaba en su despacho con cara de pocos amigos (bueno en realidad no tenía ninguno).
-¡¿Qué se ha creído usted lagarto de poca monta?!Espero que tenga una buena explicación para haber dejado escapar un alma tan influenciable.
-Tranquilo jefe, tiene que renovarse...con ese 1% de corazón podrá disponer de todo lo que quiera en cualquier momento de nuestro nuevo cliente, de su alma, de su razón... Fidelización, así se llama...

2 comentarios:

alfis00 dijo...

Tu crees que un 1% tiene tanto poder????

No si el 99% restante pertenece a otro lagarto disitinto!!!!

Muaaaaks

PD.- Me gustan mucho las historias (o debería decir fábulas?) de Ranita :-P

niña de azucar dijo...

No menosprecies un 1% de nada, nunca se sabe cuando lo vas a necesitar.
He dicho XD