16.1.07

NI CONTIGO NI SIN TI

Hace un tiempo que me ha abandonado. Sólo se deja ver de refilón, un flash que al momento desaparece. No ha sido por nada en concreto, simplemente se ha ido alejando. He perdido la melancolía, la tristeza, la depre... llámalo cómo quieras. Pero con ella también he perdido la musa, las ganas de escribir, los vómitos de palabras para calmar el dolor.

Y no se trata de que la felicidad haya inundado mi vida, simplemente no estoy triste. Pero tranquila, éste no es el fin. Al girar cualquier esquina, te darás de morros con la melancolía, que sabe esconderse muy bien y aparecer cuando menos te lo esperas. Y si tarda en aparecer seguro que la invocas en noches de insomnio, porque lo que sientes es un amor odio. Necesitas de ella para sentirte segura en tu lecho de pasados. La maldices y la expulsas pero esperando su regreso.

No necesitas de ella, pero has aprendido a ver el mundo a través de sus ojos, a expresar la vida en su idioma y en el momento en que desaparece todo te parece extraño y lejano.

Pero ¿sabes? no la echas de menos. Esperas que no regrese, y si lo hace, que sea diluida como un bálsamo de esos que curan por dentro, que relajan pero no adormecen. Que los ojos los necesitas bien abiertos para ver salir el sol. Tu Sol.

1 comentario:

alfis00 dijo...

Y ademas, aqui estaré yo, que secuestrare a la melancolía para que no pueda acecharte en las esquinas!!! ;-)