20.4.08

NO ES LO QUE IMAGINAS

Llegó el vacío que tanto conocí y que tanto temía, aquél que hace un tiempo se desplazó servicial ante tu presencia. Y llegó, llegó de nuevo, pero más débil, más silencioso, más cuidadoso... Un vacío que no mata, que casi no hiere, que se instala en tu nuca como parásito inofensivo. Un vacío imperceptible que se va adueñando de tu sonrisa susurrándote al oído mil frases demasiado manidas.

"Ahora, si camino mirando al cielo, es para que mis lágrimas no caigan." ( de la peli Grande école)


Siempre he sido más de mirar al suelo, dejando que mis lágrimas inundaran la tierra que inevitablemente pisaría, dejando mi huella marcada a cada paso. Pasos que podía contemplar una y otra vez con tan sólo girar la cabeza.
Ahora, si camino mirando al cielo, es para que mis ojos encuentren un camino, una señal, un brillo en la noche.
Ahora, si camino mirando al suelo, es para no escuchar su susurro, las lágrimas se perdieron, mis pasos se van borrando...
...miro hacia atrás y poco a poco dejo de recordarme.

2 comentarios:

Mul dijo...

Que bien :-)

roouus dijo...

quisero estar en ese punto en el que tu estas, deseo que llegue ese día de olvidar la ansiedad que me causa el precipicio y sentir la tranquilidad de mi andar... mover las piernas sin tner que pensar que lo hago para no sentir.